¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas, 
las cosas celestes que no vuelven más!

-Alfonsina Storni